Pages Navigation Menu

Nombres

(S. fue detenido cuando vendía en su manta cds. y dvds).

Se puede llamar Sidy o Marcos o Thomas:
Aprendemos la letra cada día en la hora justa cuando el sol calienta.
No tenemos paradero conocido / dice.
Corremos aturdidos por la ciudad / dice.
Y pregunta: ¿de qué me acusan?
Se puede llamar Sidy o Rosario o Hadiffa:
Aprendimos a conjugar en otras tierras
porque así, duro, es el mundo, a veces
porque nos toca aprender lo nuestro en otra lengua, dice.

[Porque a veces se vuelve rápidamente a cada rato]

Se puede llamar Sidy o Diegagne u Malique:
Aprendemos palabras a la hora en que la historia arde / dice
porque así de continua es la colonización hoy
porque sigue la colonización, hoy / dice.
No tengo libros debajo del brazo, pero mis sueños llevan letras
y cuando aprendo, a la hora en que el sol pega contra el aula,
sonrío como Marcos o como Thomas o como Marta
cuando aprendían las letras y el mundo / dice

[Porque a veces es terrible como un hueco].

Se puede llamar Sidy o Traore o Ale Seck:
Lo cierto es que Sidy bailaba haciendo bailar,
quizás porque Ousmane llamó al orgullo de la piel por su nombre: negra
o porque Lavapies nos regala la gloria tantas veces.
Lo cierto es que se llama Sidy Fall y ahora mismo está preso,
acusado de resistencia a la autoridad y disturbios en la vía pública porque huyó por las calles y cayó contra un vidrio, ahora roto.
Lo cierto es que danzábamos, y ahora mismo está preso.

[Porque el poema insta al desacato a 'cada rato',
mientras a 'cada rato' sean manos duras clavando-clavándonos/
te digo, Sidy]

Alcira Padín, Madrid, 2007