Pages Navigation Menu

Privilegios

[Fue a denunciar un robo a una comisaría madrileña.
M. carecía de estancia regular en España.
La policía, una vez que recogió la denuncia de robo, pasó automáticamente a solicitarle su documentación y a abrirle un expediente de expulsión por encontrarse sin papeles en territorio Schengen.
Les dio igual que M. tuviera hijos del otro lado que dependían de ella, les dio igual que M. estaba buscando solucionar el robo de sus ahorros. Solicitaron plaza en el CIE de Aluche y bingo: había plaza.
M. fue traslada dentro del plazo que marca la ley. Dentro de esos casi 40 días fue llevada a Barajas, bajo intento de expulsión. Resistió la deportación. Y resistió y denunció, con sus compañeras, las condiciones de vida que llevaron durante esos días dentro del CIE.
Tomó contacto con redes de fuera, familiares y vecinos de Madrid. Dio voz,
junto con otros, a lo que en el CIE pasa cotidianamente.]

Los pajaritos se sientan a mirar el sol,
como si tuvieran reservado el privilegio
apoyan sus patitas al fierro,
y miran el sol en la tarde.
Los señoritos no saben de pajaritos,
se sientan a que el sol los mire
apoyan su seguridad al suelo
y no nos miran.
No somos ni pajaritos ni señoritos
soñamos con el sol:

Me llamo Marta Rosario y tengo frío.
Me llamo Fatou Ndieng y tengo frío.
Nosotras también queremos sol,
para mis hijos, dice Marta, quiero el sol.
Nosotras también queremos sol,
para Bolivia quiero el sol.
Y dice más:
que los señoritos de acá
se dejen de señorear allá,
en nuestras tierras.

Me llamo Sidy fall, y quiero el sol.
Me llamo Dame Wade, y quiero el sol.
Y dicen más:
Nosotros corremos por la ciudad/
no somos nadies.

Los señoritos, quizás se crean que la tierra es suya,
¿Los señoritos no sabrán que iremos a toda marcha
a por el sol y a por la tierra?
Acá, en el corazoncito soñador, duele
Acá, en el mundo injusto, duele, dice Fatou.
La realidad, clavando cruda realidad, duele,
queremos el sol
sentarnos, como los pajaritos,
una tarde cualquiera, a mirar el sol,
nos reservamos ese privilegio.

Alcira Padín, Madrid 2008.