Pages Navigation Menu

Escenarios de frontera

Escenarios de frontera

Al llegar a Canarias, donde estuvimos era como un CIE: era un campo militar, con literas… ocurrieron un montón de cosas allí, como en el CIE, igual que el CIE. Hay que hacer siempre una cola para la comida, la gente se pelea, hace business… hay gente que vende su cena, por ejemplo, para llamar, porque era muy poco la cena, y muchos se quedaban con hambre. Los que fuman son los que sufren más: no tienen dinero, cuando les dan su cena, la venden para comprar tabaco, se quedan con un sándwich. Había un contacto fuera de gente que traía tabaco y para llamar, gente que tenía móvil y tabaco escondido, y siempre había peleas: “2 minutos, por favor”, “no, ya basta”.

Había una mujer también, una señora, no sé si recuerdo su nombre, Mamá África, y era muy muy maja, nos ayudaba mucho, no era policía, era una señora de allí que daba a la gente comida, entraba al CIE y le daba a la gente comida. La gente le tenía mucho cariño: después de comer, si te quedabas con hambre, te daba más.

Y había “chamas”, gente a la que le llamábamos “chamas”, no sé el nombre de dónde viene, son paisanos que llevan más tiempo, y organizan las colas de gente, eran como los jefes allí, y comían bien, mejor que nosotros, ellos también estaban dentro del CIE, pero mejor, viven en un lugar aparte. Es como si tú llegas lunes y yo llego viernes y cuando yo llego tú ya eres “chamas”. A mí me pasó, me encontré con uno que conocía y cuando yo llegué, él ya era “chamas”. Tenía su uniforme diferente y era como un colaborador. O también yo justo cuando llegué había en mi cayuco una gente que sabía hablar castellano y a ellos les cogieron de “chamas”. Los chamas tienen que ser chivatos. Chivan a la policía lo que ha ocurrido. A veces había peleas en el campo y venían los chamas, y luego los policías les preguntaban a los chamas. Hay gente que consigue papeles con esto. No sé de dónde viene la palabra. Creo que del bangla: en bangla se dice chamichá, para quien colabora para conseguir favores… En wolof es dunguru. Había gente que intentaba hacerse amigo de un chamas, porque como ellos tenían más comida, luego te daban más comida a ti. Eran como subchamas, chamitos…

Y también había policías malos malos. Y malas: había chicas muy malas, que daban porrazos a la gente en la cola. Porque había gente que no respetaba la cola para coger comida, y les daban con la porra, así, pum-pum.

Era como un CIE, igual que un CIE, ocurrieron un montón de cosas allí…

Visto y oído.
Invierno de 2011.